jueves, 17 de diciembre de 2015

Piel de colores

Morado. El color de las paredes de su vida, del vestido de su piel, de las mejillas en su rostro y las marcas en su cuerpo, el color de las rosas transformadas en pétalos marchitos del amor. Rojo. El color que ahora mana de su aliento tratando de arrebatarle el azul del morado que la inunda, el color que no estaría si tan solo a la carne viva de sus labios, rojos, le hubieran permitido articular: "No".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada